Cuando parecía que se avecinaba una tragedia en el Futbol Club Barcelona, el milagro se hizo presente para los culés en el Nuevo Estadio de los Cármenes, para venir de atrás y remontar en los últimos minutos una desventaja de dos goles ante El Granada y clasificarse a semifinales de la Copa del Rey.

 

El partido se puso cuesta arriba desde el minuto 33 por conducto del brasileño Robert Kenedy, quien puso el 1-0 para el Granada.

Fue en el minuto 2 del segundo tiempo, cuando Roberto Soldano amplió la ventaja para los locales, colocando el 2-0, ante la mirada inhóspita de los elementos del Barsa.
 
Barcelona se apoderó del dominio del juego con un Lionel Messi muy participativo y aunque no pudo hacerse presente en el marcador, se echó el equipo a sus espaldas y los llevó al milagro.
 
Con solo dos minutos por jugarse del tiempo regular, la esperanza apareció desde los botines de Antoine Griezmann, marcando el gol que le daba vida al Barsa, al minuto 88.
 
En el tiempo de compensación Jordi Alba se puso el traje de héroe y marcó el gol del empate de 2-2, que mandó las cosas a los tiempos extra.
 
Por si fueran pocas las emociones, en los dos tiempos de 15 minutos, se registraron cuatro goles en total, donde la inercia goleadora del Barcelona apareció otra vez con estos dos elementos.
 
Primeramente Griezmann al 100 de acción puso por primera vez en ventaja al Barcelona, pero la reacción de Granada fue de inmediato con un tanto de penal al 103, por conducto de Fede Vico, colocando el empate momentáneo de 3-3.
 
Frenkie de Jong, al 113, finiquitó las acciones, clavando el 4-3 con el que ya no se repondría el Granada, y 5 minutos después, Jordi Alba sentenció las cosas, amarrando el pase a semifinales con el 5-3 definitivo.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *