El merecimiento es la creencia absoluta de que tienes el derecho de tener y experimentar algo que deseas.

 

Lamentablemente le tenemos más miedo a nuestra luz que a nuestra oscuridad.

 

¿Cómo hacernos merecedores?

 

1) ¿Date cuenta, esto implica asumir la responsabilidad de todos los aspectos de tu vida, deja a un lado el rol de víctima y deja de culpar a los demás, se honesta contigo y piensa de dónde viene tu falta de merecimiento, de la familia? ¿Religión? ¿De tu ex? No puedes transformar nada que estás negando.

 

Descúbrelo y acéptalo.

 

2) Cúmplete…

 

Cada vez que te prometes algo y no te cumples, le das un punto más a tu ego para convencerte de lo incapaz que eres. Ponte metas pequeñas, realistas y disfrutables. Y demuéstrale que si puedes …

 

3) Perdónate…

 

Libérate de cualquier creencia de culpa que te impida avanzar. Todos los días es una nueva oportunidad de empezar de nuevo, de renacer…

 

4) Alinéate. juega al como sí, como si eso que deseas ya viene en camino, alinearte es comprometerte con tu mejor versión.

 

Recuerda que por el simple hecho de haber nacido eres merecedor@.

 



A través de sus redes sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *